jueves, 8 de noviembre de 2012

La transformación de la agricultura.

En Inglaterra empezó una revolución agrícola en la que los campos abiertos se sustituyen por “enclosures" (cercar sus fincas) y los que no tuviesen dinero para ello, tenían que venderlas. Cada propietario era libre de invertir en su tierra, además aparecen innovaciones como el abono, y se lleva a cabo el sistema Norfolk, rotación de cultivos que permitió la eliminación del barbecho, pues alternando distintos tipos de plantas sobre la misma tierra se consigue que esta dé una cosecha cada año sin agotar la fertilidad del suelo. En general las plantas que se alternaban eran los cereales como trigo, cebada y con legumbres como nabos, zanahorias, guisantes. Se empiezan a usar máquinas, que hacen el trabajo del campo más fácil, por lo tanto ya no se necesita tanta mano de obra en el campo, por lo que hay un movimiento migratorio del campo a la ciudad para un nuevo desarrollo en las fábricas.  Gracias a esto  la producción aumenta y también los beneficios económicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario